viernes, 30 de octubre de 2009

Gato salva a inmigrante ilegal de deportación



Un inmigrante ilegal boliviano que vivía en el Reino Unido con una británica ha logrado que la justicia le permita quedarse en el país.

El argumento principal de la decisión consistió en que la pareja había adquirido y estaban criando un gato en común.

El abogado del boliviano afirmó que la posesión conjunta del gato era prueba de que el boliviano ya se había arraigado en Gran Bretaña, y separarlo de la mascota significaría menoscabar sus derechos.

Como resultado, el tribunal tomó una decisión que dejó en suspenso tanto a la parte de cargo como a otros organismos judiciales.

"El gato no tendrá que acostumbrase a cazar ratones bolivianos", se dijo en el proceso.

Muchos de los que oyeron esa historia la acogieron con humor, pero otros movían la cabeza, expresando asombro ante la extravagancia de algunas sentencias que dictan los tribunales.

Fuente: finanzas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario